El otro Guanacaste

Por José Luis Valverde, periodista

La parte alta de Guanacaste es sorprendentemente hermosa, los pueblos de Fortuna y Guayabo de Bagaces, en las faldas del volcán Miravalles, guardan, además de fascinantes paisajes, la historia de lucha de sus pioneros.

Las carreteras en perfecto estado para toda clase de vehículos. Los sitios de alojamiento cómodos, la mayoría fruto del esfuerzo de emprendedores locales, accesibles para la cada vez más estrujada clase media.

Agua Celeste un lugar para pasar el día, por una módica suma las familias pueden ingresar alimentos y bebidas.

Los gritos de niños y adultos mientras descienden en neumáticos por el largo tobogán, se confunden con los aullidos de los monos congos o la mirada curiosa de los simios carablanca.

Me gusta pernoctar en Yoko Termales de mis amigos los Arias Sánchez, en estos días hacemos votos por la salud de su patriarca don Rigo.

La altura Guanacasteca, el complemento perfecto de las fascinantes playas de la bajura.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*